Home / Blog / Síndrome visual informático

Síndrome visual informático

Síndrome visual informático
[cmsmasters_row][cmsmasters_column data_width=”1/1″][cmsmasters_text]

En nuestro día a día está presente en el uso de ordenadores, tablets, smartphones, etc.
Un estudio elaborado en 2015 por la consultora TNS, con una muestra de más de 60.000 internautas de 50 países, concluía que los españoles pasamos una media de 3 horas diarias mirando el móvil o el tablet más el tiempo que estamos delante del ordenador (2,3 horas de media, variable según el tipo de trabajo). Estos datos aumentan a cuatro horas y media cuando hablamos de menores de 25 años.
Cada vez pasamos más horas delante de las pantallas, por trabajo y por ocio, convirtiéndose en parte de nuestra rutina diaria.

Como explica Alfonso Copano Sanz, óptico optometrista y presidente de la (AEOPTOMETRISTAS) “Nuestros ojos están preparados para tener una visión al aire libre y con luz natural. El ojo humano no está preparado para estar tantas horas de continuo esfuerzo visual mirando sistemas electrónicos con una intensidad de luz tan elevada -explica Alfonso Copano Sanz, -. Esto está haciendo que haya aumentado progresivamente el número de personas que necesitan usar gafas, así como las que en un futuro cercano padecerán miopía. Todo esto influye en que suframos fatiga visual, sequedad ocular, visión borrosa o doble y picor”.
Así es, cuando llevamos mucho tiempo trabajando o leyendo concentrados con la mirada fija parpadeamos menos y al final podemos sentirnos incómodos, pudiendo aparecer:

  • Irritación ocular
  • Fatiga visual
  • Visión borrosa
  • Sequedad
  • Picor
  • Cefalea
  • Dolor de cuello y hombros

Todos estos serían síntomas del Síndrome Visual informático (SVI).
Afecta al 90% de las personas que utilizamos dispositivos más de 3 horas seguidas al día. La mayoría de estos síntomas son temporales y desaparecen cuando dejamos de mirar fijamente las pantallas, aunque en algunas personas alguna de esta sintomatología puede permanecer, por ejemplo el picor de ojos, o las cefaleas.

Estos síntomas se dan porque ante las pantallas nuestros ojos trabajan con más intensidad que ante un libro por ejemplo, y son las características propias de los dispositivos las que nos hacen forzar la vista, como el contraste, los deslumbramientos, brillos, reflejos.

  • ¿Qué podemos hacer para evitarlo o minimizar estos efectos?
  • Revisiones periódicas
  • Pausas de 15 minutos cada 2 horas, y cambiar el enfoque de los ojos cada 20 minutos mirando hacia otro lado.
  • Parpadear para evitar sequedad.
  • Utilizar un humidificador y/o gotas si es necesario.
  • Ajustar la resolución y el contraste del monitor, el brillo, etc. A mayor resolución mayor claridad y mayor confort. También podemos mejorar el confort aumentando el tamaño de la fuente.
  • Tratar de evitar deslumbramientos y reflejos. Para ello: correr cortinas, bajar persianas, controlar la posición del monitor, modular la luz ambiental…
  • Mantener la pantalla limpia de polvo y huellas (los dedos de los pequeños de la casa son una constante en estos dispositivos)

Manteniendo estos sencillos tips de ergonomía conseguiremos fatigar menos nuestra visión y cuidar nuestra salud visual, previniendo problemas futuros.

[/cmsmasters_text][/cmsmasters_column][/cmsmasters_row]

Leave a Reply

Your email address will not be published.

X
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?